Gestión Ambiental | La polución mata cada año a siete millones de personas
1077
post-template-default,single,single-post,postid-1077,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Sin categoría

La polución mata cada año a siete millones de personas

El Día de la Tierra de celebra cada 22 de abril en todos los países y rincones del planeta desde el año 1970. Su gran impulsor fue el senador demócrata estadounidense Gaylord Nelson, un adelantado a su tiempo. Uno de los primeros con traje y corbata que trabajó para concienciar a la población de la importancia de respetar el medio ambiente e informar sobre los problemas de sostenibilidad a los que se enfrentaba el ser humano, entre los que destacaba la superpoblación o la contaminación, un ser humano responsable directo de los grandes males a los que se enfrenta el planeta azul.

Nelson, en plena resaca del movimiento hippie, promovió en 1970 una manifestación en la que se demandó la creación de una agencia medioambiental que velara por la conservación del planeta. Participaron estudiantes procedentes de más de dos mil universidades y de diez mil institutos de todo Estados Unidos a los que se sumaron multitud de comunidades defensoras de la naturaleza. Ahí está la semilla de El Día de la Tierra. Las protestas lograron su objetivo y el gobierno estadounidense del republicano Richard Nixon aprobó la creación de la Environmental Protection Agency (La Agencia de Protección Ambiental), una institución que todavía permanece en activo tras casi medio siglo de vida.

¿Por qué el 22 de abril?

Gaylord Nelson era consciente de que el éxito de su convocatoria para El Día de la Tierra dependía directamente del calendario de estudios estadounidense. Apostó por esa época del año porque no coincidía ni con exámenes ni con un período vacacional, cuando todos los alumnos marchaban escopetados a sus casas.

Disfrutar de un aire limpio y respirable, un derecho elemental
Desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, cada vez que se viola alguno de estos códigos de convivencia entre naciones, hay vencedores y vencidos. Sin embargo, hoy nuestra civilización infringe sistemáticamente un derecho que, aunque no aparece como tal en el texto, sí lo es para los seres humanos, la calidad del aire que respiramos. Un atentando a los ciudadanos que no responde a riqueza, raza o religión. China, una de las mayores potencias del mundo, afronta un reto mayor que avanzar en las desigualdades sociales o la falta de libertades, combatir la nube atmosférica que cubre el país, que deja cada año cerca de un millón de muertes.

Sin soluciones fáciles

Una situación que se repite en todas las grandes urbes del planeta y que no tiene una solución sencilla ya que las medidas ponen en jaque nuestro actual modo de vivir. Recientemente los gobiernos de varias ciudades como París, Madrid o Barcelona han creado una iniciativa en change.org contra la industria del automóvil, principal causante de este problema. Los líderes locales critican además que la Unión Europea sancione a los ayuntamientos la mala gestión del aire al mismo tiempo que permite que los fabricantes de coches puedan infringir los límites de emisiones.

La atmósfera está compuesta por una serie de gases cuyas proporciones son constantes, como el nitrógeno o el oxígeno. Pero existen otros que puede variar su concentración.

Dióxido de carbono

Un caso es el dióxido de carbono, cuyo aumento está generando el Cambio Climático. Otros son el dióxido de azufre, el óxido de nitrógeno, el dióxido de nitrógeno o el monóxido de carbono. Estos últimos producen los fenómenos de contaminación. Los gases contaminantes pueden tener un origen natural o antropogénico. Por ejemplo, el dióxido de azufre procede de erupciones volcánicas o de determinadas industrias. Pero el único responsable de la contaminación del aire es la actividad humana, concretamente el tráfico rodado en las ciudades.

Un futuro más cálido, húmedo y seco

La conferencia sobre Cambio Climático de París ha servido, sobre todo, para desterrar efinitivamente el escepticismo. Ya nadie duda de que el Calentamiento Global es un hecho. Los efectos son demasiado visibles y los datos contundentes. El pasado febrero ha marcado un nuevo registro histórico, con un aumento de 1,35 grados respecto a la media normal del mes. Un anticipo del que seguramente acabará siendo el año más cálido desde que se toman registros.

Ser consciente de un problema siempre es el primer paso para superarlo. Pero en la cuestión del clima quizás sea demasiado tarde y ahora debamos pensar en cómo adaptarnos. Cada 23 de marzo se celebra el día mundial de la meteorología para sensibilizar a la población mundial sobre determinados objetivos medioambientales. Pero, este año la OMM nos ofrece un baño de realidad, recuerda que el futuro será inevitablemente más cálido, seco y húmedo. En muchos casos los seres humanos tendrán que huir, como ya lo hicieron en el pasado.

Galicia, un soplo de aire fresco

Galicia es una ventana al Atlántico. Una situación que aleja el fantasma de la sequía. Ahora nuestra localización también es afortunada para combatir la contaminación. Las lluvias abundantes y al aire húmedo procedente del océano permiten dispersar los contaminantes que generan ciudades como Vigo o A Coruña. Pero, puede que en el futuro la meteorología no sea tan aliada. La comunidad científica predice que la calidad del aire empeorará todavía más por el calentamiento global, generado más episodios de aire estancado. Además, un aumento de las temperaturas puede prolongar e intensificar los perÍodos de ozono alto. Una mala noticia para el sur de Europa, que ya sufre excesos de ozono.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/

Ingresar un comentario

happy wheels