Gestión Ambiental | Un año con alerta de Zika
1090
post-template-default,single,single-post,postid-1090,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in sociedad

Un año con alerta de Zika

Por Redacción LAVOZ

El 7 de mayo del año pasado, el laboratorio de referencia nacional de Brasil informó que había identificado al virus del zika en muestras analizadas de pacientes con una extraña enfermedad. La patología infecciosa, que es transmitida por un mosquito, se declaraba así cuando antes no 
había sido registrada en el continente.

Los primeros casos sospechosos se habían descubierto en febrero, cuando médicos del noreste del país advirtieron un incremento en el número de personas con síntomas como erupción cutánea, fatiga, dolores en las articulaciones, y los ojos rojos, con y sin fiebre. La recuperación –notaron– era espontánea. Se sospechó inicialmente de una forma leve del dengue y luego de chikunguña, ambas transmitidas por el mismo mosquito, el Aedes aegypti .

Hasta ese momento, el zika era considerado un virus exótico y era poco comprendido por la comunidad médica.

Historia

El virus del zika fue detectado por primera vez en 1947 en un mono centinela, identificado como “Rhesus 776”, en el bosque de Zika de Uganda, como parte de una investigación sobre la fiebre amarilla selvática.

En los últimos 60 años, sólo se identificaron 14 casos humanos de origen natural, por aislamiento del virus, en una banda ecuatorial que se extiende a través de África y Asia. Todos los casos fueron leves y breves, seguidos de una recuperación completa y sin complicaciones. Ya en 1952, se especuló que zika y otros virus africanos podrían tener efectos sobre el sistema nervioso central o producir alteraciones congénitas en el feto si se infectaron las mujeres embarazadas.

Ingresar un comentario

happy wheels