Gestión Ambiental | ¿Le gustaría dejar de fumar? Es posible
1092
post-template-default,single,single-post,postid-1092,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in sociedad

¿Le gustaría dejar de fumar? Es posible

Por Redacción LAVOZ

El desarrollo de la vida puede introducir fenómenos que nos llevan a tomar decisiones no razonadas. En lo que a mí concierne, fue recibir la célula de incorporación al servicio militar. En tres días, debía llegar a mi destino: Mendoza. Joven y todavía inexperto en ciertos devenires, comencé a experimentar con el tabaco. En ese momento, inicié una adicción que se prolongaría por muchas décadas.

A mi regreso, ingresé en la Facultad de Medicina. Continué fumando todo el tiempo, no existía en el currículo el tema tabaco. En 1964 se dieron a conocer las primeras investigaciones que revelaban el riesgo de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. Aún así seguí fumando.

En 1981, ya profesional, resolví superar esta adicción al notar falta de aire y cansancio al subir escaleras en el hospital. ¿Cuál fue el objetivo de dejar el cigarrillo? Obtener una mejor calidad de vida y alejar los riesgos de enfermedades tabaco dependiente. La experiencia fue complicada: sufrí ansiedad, insomnio, irritabilidad. En ese tiempo, no existían medicamentos y programas de soporte para cesar de fumar. Con firme decisión, actividad física y soporte familiar, lo logré. Adiós al tufillo de tabaco frío en la piel, cabello, aliento e interior del auto, por mencionar sólo algunas particularidades.

Adicción a la nicotina

La adicción a la nicotina comienza muy temprano en niños y adolescentes en el mundo, es una droga legal y aceptada en nuestra sociedad. Negando la adicción, y con mensajes confusos de independencia, aventuras y con el patrocinio de eventos musicales y deportivos, las empresas tabacaleras logran captar nuevos consumidores. Bertolt Brecht lo expresa de una manera elocuente: “El que no conoce la verdad, es un tonto, y el que la conoce y miente es criminal”.

En mi larga trayectoria profesional investigué experiencias y resultados para acompañar a las personas para que dejaran de fumar. Lalcec Córdoba me ofreció la posibilidad de capacitarme para ayudar a fumadores en su tentativa de dejar el cigarrillo. Por un período de tres años, compartí las angustias, el estrés y la necesidad de poner fin a una adicción.

Actualmente, existen programas para dejar de fumar en hospitales públicos y en el ámbito privado que demostraron ser eficientes y efectivos.

El siguiente camino es más complejo, requiere de equipos multidisciplinarios para actuar en lo social, en lo cultural y en la prevención de la adicción. Cuando comencé en este proceso era muy difícil, casi utópico. Las acciones que consistían en entrevistas con legisladores, ediles, ministros, funcionarios de diversos órdenes y organizaciones no gubernamentales (ONG). Desde 1980, todo ello era tendiente a lograr una legislación sobre el control del tabaquismo.

A partir de 2006, se lograron las leyes provinciales y ordenanzas municipales en la mayoría de las jurisdicciones. El logro definitivo culminó con la Ley Integral Nacional N° 26687.

Como corolario: involucrarse es la única manera de producir cambios, lleva su tiempo, pero se concretaron las utopías propuestas para beneficio de la población.

Posdata: bienvenido el aumento del impuesto a los cigarrillos que disminuirá un 15 por ciento el consumo de productos del tabaco.

Perfil

Bartolomé Lungo es médico cirujano, neumonólogo y exprofesor asociado en la cátedra de Neumonología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC. Es miembro fundador de la Alianza Argentina Libre de Humo (Aliar) y de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria e integrante del comité asesor de la ley 9.113, Prevención y Tratamiento del Tabaquismo de la Provincia. Expresidente de la Sociedad de Neumonología de Córdoba.

Ingresar un comentario

happy wheels